Frases célebres de Fiódor Dostoievski (1821-1888)

Fiódor Dostoyevski nació en Moscú, Imperio Ruso, el 11 de noviembre de 1821, y falleció en San Petersburgo, el 9 de febrero de 1881. Es considerado uno de los más grandes autores de la literatura universal. El escritor austríaco Stefan Zweig dijo de él que era "el mejor conocedor del alma humana de todos los tiempos".
 

Fiódor Dostoyevski (1876)
En 1844, tras una visita de Honoré de Balzac a San Petersburgo, decidió traducir «Eugenia Grandet» para saldar la deuda de 300 rublos que había contraído con un usurero. Poco después de terminar dicha traducción, pidió la excedencia en la Dirección General de Ingenieros del Ejército, en donde había ingresado al finalizar sus estudios de Ingeniería, con la idea de dedicarse exclusivamente a la literatura. En 1846 publica su primera novela, «Pobres gentes», la cual le granjeó la admiración del influyente crítico Bielinski, quien afirmó que, con su primera obra, Dostoyevski creaba un nuevo género literario, la “novela social”.
 

Entre sus principales novelas, además de la ya citada «Pobres gentes» (1846), están «El doble» (1846), «Humillados y ofendidos» (1861), «Memorias del subsuelo» (1864), «Crimen y castigo» (1866), «El jugador» (1866), «El idiota» (1868-1869), «Los endemoniados»  (1872) y «Los hermanos Karamázov» (1879-1880).
 *
Frases célebres de Fiódor Dostoievski:

Sólo por el respeto a sí mismo se logra el respeto de los demás.
Vivir sin esperanzas es dejar de vivir.
Si podemos formularnos la pregunta: ¿soy o no responsable de mis actos?, significa que sí lo somos.
Fácilmente se contraen hábitos de lujo y difícil se hace después prescindir de ellos cuando se han convertido en necesidad.

Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos.


El grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos.
No emprendas nada en serio en un arrebato.
Es al separarse cuando se siente y se comprende la fuerza con que se ama.
¡Hay gentes a quienes damos las gracias sólo por haberse atravesado en nuestro camino!

Yo no puedo callar cuando el corazón me da gritos.


*
ENTRADAS RELACIONADAS
*