¿Cuál es el origen de la expresión «A buenas horas, mangas verdes»?

La expresión popular «¡A buenas horas, mangas verdes!»  se emplea como reproche a alguien que llega tarde en auxilio de otra persona o que hace algo a destiempo.
 
El origen de esta expresión se remonta al último tercio del siglo XV, cuando los Reyes Católicos aprueban en las Cortes de Madrigal de 1476 la creación del cuerpo de cuadrilleros de la Santa Hermandad, una especie de policía rural destinada a perseguir, juzgar y castigar los delitos que se cometieran fuera de las ciudades. Los miembros de este cuerpo se llamaban cuadrilleros porque para la ballesta usaban el cuadrillo, un tipo de flecha de base cuadrada y punta piramidal.
 
cuadrillo
Pues bien, al parecer este cuerpo del orden no tenía entre sus virtudes la de la puntualidad y, según consta en numerosos textos de la época, era muy frecuente que a su llegada los malhechores ya estuviesen a muchas leguas del lugar en que habían cometido sus fechorías, motivo éste que dio lugar a que se hiciese proverbial la frase «¡A buenas horas, mangas verdes, ya que su uniforme consistía en una suerte de coleto blanco con una cruz roja en el pecho y en la espalda, del que sobresalían las mangas de la camisa, las cuales eran de color verde.

Bandera de la Santa Hermandad


LA SANTA HERMANDAD
  • Fue instituida en las Cortes de Madrigal (1476), unificando las distintas Hermandades que habían existido desde el siglo XI en los reinos cristianos. 
  • Es, posiblemente, el primer cuerpo policial realmente organizado de Europa.
  • Fue disuelta en 1834.
(«Algunas reflexiones sobre la Santa Hermandad», Martínez Ruiz, Enrique).

*
   …salió primero la Santa Hermandad con treinta y dos ballesteros, todos vestidos de verde…
(
«Relación de la entrada de Felipe II a Toledo, el 26 de noviembre de 1559»)

*
   Hízolo así don Quijote, teniendo las riendas a Rocinante hasta que llegase su cansado escudero, el cual, en llegando, le dijo:
   —Paréceme, señor, que sería acertado irnos a retraer a alguna iglesia, que, según quedó maltrecho aquel con quien os combatistes, no será mucho que den noticia del caso a la Santa Hermandad y nos prendan…
(«El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha», I Parte, capítulo X)

*
ENTRADAS RELACIONADAS
•   ¿Cuál es el origen de la expresión «Las cuentas del Gran Capitán»?