El frigorífico ecológico de Albert Einstein

El 25 de noviembre de 1915, hoy hace 100 años, Albert Einstein presentó en Berlín su revolucionaria Teoría de la Relatividad General.

Pero Einstein, además de uno de los físicos teóricos más importantes de todos los tiempos, fue también inventor.

Entre 1926 y 1933
Albert Einstein y Leó Szilárd colaboraron para tratar de mejorar la tecnología de los refrigeradores domésticos. Comenzaba a ser frecuente por aquel entonces la sustitución de las tradicionales cajas de hielo por refrigeradores mecánicos, los cuales utilizaban gases tóxicos (cloruro de metilo, amoníaco, dióxido de azufre) como refrigerantes.

Einstein se vio profundamente afectado por la noticia de que varios miembros de una familia berlinesa habían muerto por inhalación de gases tóxicos al romperse durante la noche el precinto del refrigerador de su casa, de modo que propuso a Leó Szilárd que diseñasen un refrigerador que no necesitase piezas móviles ni válvulas, para evitar así la fuga de gases.

Albert Einstein y Leó Szilárd


El resultado de su trabajo fue el frigorífico Einstein–Szilárd o de Einstein, un aparato seguro, sin partes móviles, el cual fue patentado el 11 de noviembre de 1930 en EEUU. El invento, sin embargo, no llegó a ponerse en venta ya que poco después de que se inscribiese la patente, la industria introdujo un nuevo refrigerante no tóxico (el freón).
 

El frigorífico de Einstein no llegó a comercializarse, pero en vista de que, décadas después, se supo que el freón era uno de los clorofluorocarbonos implicados en la destrucción de la capa de ozono, el año 2008, científicos de la universidad de Oxford retomaron su idea para, basándose en los trabajos de Einstein y Szilárd, diseñar un frigorífico más respetuoso con el medio ambiente.

*
ENTRADAS RELACIONADAS
•   Frases célebres de Albert Einstein