León Tolstói, el esperanto y «La Esperantisto»

L. L. Zamenhof, fundador del esperanto, nació en Białystok (Imperio ruso; hoy Polonia) el 15 de diciembre de 1859 y, en su memoria, el 15 de diciembre se celebra el Día del Esperanto.

 ***
TOLSTOI, EL ESPERANTO Y «LA ESPERANTISTO»
El esperanto es una lengua construida creada por el oftalmólogo polaco Luis Lázaro Zamenhof a finales de la década de 1870 y a principios de la década de 1880 con la esperanza de que se convirtiera en una lengua auxiliar que pudiera unir a los hombres y su nombre se debe a que el primer libro donde se describían las características del idioma, titulado «La lengua internacional», fue publicado bajo el seudónimo de Doktoro Esperanto (“que tiene esperanza”).

A lo largo de su existencia el uso del esperanto ha sido perseguido por regímenes políticos de diverso signo que lo consideraban una amenaza, desde la Alemania nazi o la España de Franco a los EEUU de McCarthy.

El carácter internacionalista del esperanto, su creación por un judío, y la existencia de un importante movimiento obrero esperantista, hicieron que Adolf Hitler tachara al esperanto de "instrumento de la conspiración judía", aunque la persecución y lucha contra la difusión del esperanto se remonta a varias décadas antes, produciéndose ya en 1895 una primera reacción de importancia contra la propagación de la nueva lengua.

El ataque al incipiente movimiento esperantista ocurrió a raíz de tres artículos de León Tolstói publicados ese año (1895) en «La Esperantisto», revista fundada en 1889 en Alemania (por no obtener permiso en Rusia) y cuya mayor parte de suscriptores eran rusos. Tras el tercero de los artículos que el famoso escritor publicó en la revista, la censura rusa prohibió la entrada de ejemplares de «La Esperantisto».


 
La redacción de la revista que dirigía Zamenhof decidió interrumpir temporalmente su publicación, pero, al final, la negativa del Imperio Ruso a permitir su difusión dentro de sus fronteras provocó el cierre de la publicación.

 ***
EL ESPERANTO TRAS LA REVOLUCIÓN RUSA

   Dos décadas más tarde, tras la Revolución Rusa, el esperanto vivió un gran auge en la Unión Soviética, se organizaron numerosos cursos, se crearon clubes de esperanto y surgió una importante escuela de literatura revolucionaria en esperanto.
 
   Sin embargo, a finales de los años 30, durante el periodo de las llamadas «Grandes Purgas», el movimiento esperantista ruso volvió a sufrir un duro golpe. En 1937 se prohibió la Asociación Soviética de Esperanto, siendo ejecutado ese mismo año, Ernst Drezen, secretario general del Comité Central del Esperanto.


 *** 
"Son tan pequeños los sacrificios que todo hombre de nuestro mundo moderno tendrá que imponerse para aprender el Esperanto, y tan grandes los beneficios que puede alcanzar, que nadie se debe sustraer a hacer este estudio."
(León Tolstói)
 
León Tolstói (1897)
*
ENTRADAS RELACIONADAS
  •  Leonardo Torres Quevedo y el esperanto