«Volver al Quijote», por Emilio Lara

VOLVER AL QUIJOTE
Emilio Lara
Hay ciudades tan fascinantes y acogedoras, que cuando llegamos a ellas nos sentimos extrañamente como en casa, y al irnos, lo hacemos con tanta nostalgia anticipada que sólo pensamos en regresar. Al Quijote le sucede algo parecido: su lectura nos devuelve a un mundo literario y emocional con el que nos identificamos tanto, que nos sentimos tan a gusto como en nuestro hogar, y cuando abandonamos sus páginas, pensamos que cualquier momento es propicio para releer algún capítulo, alguno de los intemporales diálogos entre el hidalgo y su escudero. Porque los relámpagos de su prosa nos deslumbran como si estallasen en una noche cerrada.
 

Don Quijote y Sancho
- Anónimo del siglo XVII -

En ocasiones me planteo la pérdida de tiempo que supone estar muy al tanto de novedades literarias, de embaularme novelas que poco o nada me aportan y cuya mediocre escritura voy a olvidarla tan rápido como se olvida el argumento de una película mala. Leer, como en la vida, es elegir, descartar libros y escoger otros. Y en los últimos años estoy consiguiendo un equilibrio entre lo nuevo y lo clásico que me permite disfrutar la literatura recién salida del horno con la de los grandes escritores.
 

Pero El Quijote es tan abracadabrante, que volverlo a leer es descubrir muchos matices nuevos, emocionarse y reírse más que la primera vez que lo sostuvimos entre las manos. Y conmoverse. Porque conforme acumulamos experiencia vital, encontramos en sus pasajes una carga tal de humanidad y de inteligencia que nos sobrecoge la capacidad cervantina para radiografiar el alma de las personas.
 

En El Quijote está todo -literariamente-, recursos estilísticos sorprendentes, metaliteratura, crítica social, enaltecimiento de la amistad, la redención de los antihéroes, el nacimiento de la novela moderna, la capacidad para enganchar al lector, la fusión del drama y del humor. Está todo, como si Cervantes se hubiese anticipado a los gustos de cada generación de lectores o hubiese adivinado qué literatura iban a elogiar los críticos de cada época histórica.

Por eso, volver al Quijote es como pasear por Roma al atardecer
.

«Volver al Quijote» ha sido expresamente escrito por Emilio Lara para la Conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes en el blog de Historia y Literatura CITA EN LA GLORIETA. Agradecemos a todo aquel que quiera reproducir este texto en la Red que cite su fuente.


Emilio Lara (Jaén, 1968) es doctor en Antropología, licenciado en Humanidades con Premio Extraordinario, Premio Nacional Fin de Carrera y profesor de Geografía e Historia de Enseñanza Secundaria. Ha publicado varios libros de Historia y decenas de artículos en revistas universitarias y centros de investigación españoles, italianos y franceses. Ha participado en la elaboración del Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia. También ha obtenido diversos premios de literatura, historia y periodismo. «La cofradía de la armada invencible» es su primera novela.