«Microrrelatos escogidos» por Patricia Nasello (II)

La siguiente selección de microrrelatos ha sido escogida para CITA EN LA GLORIETA por la escritora y editora argentina Patricia Nasello. 


ESFERA TREPIDANTE 
Gemma Pellicer
   Al niño se le escapa el globo en un descuido y, casi de inmediato, siente un pinchazo en el costado. Cae al suelo en una pirueta impropia de su edad justo en el momento en que ha empezado a faltarle el aire. Apenas alza su cabeza al cielo, logra atisbar el vuelo trepidante de la esfera, que sigue alejándose mientras su cuerpo poco a poco se deshincha. En el instante preciso en el que se le cierren los ojos, desaparecerá la Tierra.


RU(T)INAS DE CIRCO
Xavier Blanco
   Cada día transitamos idéntico camino: nos vestimos, nos maquillamos y salimos a escena. Luego saludamos y representamos nuestra función. Cada día el mismo disfraz, la misma careta, similares trucos, pero no hay magia, no hay aplausos, no hay público. Cada día, uno análogo al otro, lo hacemos sin carpa, sin pista, sin luces. Nada se conoce, todo se imagina. No hay nadie, ni siquiera estamos nosotros, pero salimos.
 

   Con la ballena ocurre como con todo. Puedes estar todo el día sentada frente al mar esperando que pase. Sabes que lo hará, como siempre; pero justo en el momento en que te agachas a mirar una hormiga, vas al baño, te despistas con el vuelo de una mosca o simplemente pestañeas, zas, pasó, se escapó y un día más perdiste la oportunidad. Aunque nunca te das cuenta, igual que con lo demás.
 

   —¡Quisiera ser un ángel! —dice con su vocecita cantarina de sirena y acaricia el ala de su mudo acompañante.
   —A mí me gustan tus escamas —musita desde el techo de la cueva un ovillo grisáceo de orejas puntiagudas.
  —¡Niños! ¡Dejen de moverse! —farfulla el homínido, las palurdas manos rebozadas de pigmento
.

 

DAMA CON ANTEOJOS
Nana Rodríguez Romero
   Al entrar en el patio lleno de sol me acerco al anciano que escribe con pluma, al lado de un candelabro. Como fondo, música de Pink Floyd. Para no interrumpir, me retiro hacia una de las ventanas que da al traspatio. Hundo la mirada y allí veo transcurrir la historia que está escribiendo el anciano. El protagonista, vestido con trajes medievales se acerca con una espada, atraviesa el vidrio y justo en medio del patio, sobre una piedra del jardín, hunde la espada y me dice que se llama Arturo.
 

TAL VEZ TE INTERESE:

MICRORRELATOS DE AMOR Y DESAMOR (I)
«El profesor» de Jean-Paul Richter, «Locura de amor» de Isabel Cienfuegos, «Perder la cabeza» de Rodolfo Lobo Molas, «El tabaco mata» de... 
LEER entrada.

MICRORRELATOS DE AMOR Y DESAMOR (II)
«Reconciliación» de María José Barrios, «Amor» de Jorge Timossi, «Despecho» de Andrés Neuman, «Amor 77» de Julio Cortázar, «Mitiline» de... 
LEER entrada.

NOSOTROS SOMOS ETERNOS
«El recuerdo», «La red», «Desnivel», «Contrastes» y «La caricia», cinco microrrelatos incluidos en Nosotros somos eternos, de Patricia Nasello. 
LEER entrada.