Microrrelatos negros escogidos (I), por Javier Alonso García-Pozuelo

La siguiente selección de microrrelatos ha sido escogida para la II SEMANA NEGRA EN LA GLORIETA por Javier Alonso García-Pozuelo, licenciado en Medicina y Cirugía, escritor y director de Cita en la Glorieta, blog colaborativo de Historia y Literatura asociado a TOPmicrorrelatos.


EXCITANTE
Elena Casero
El amor nos vuelve a todos más alegres. Eso lo hemos discutido muchas veces. Nuestra sangre circula con mayor rapidez por las venas, reímos tontamente o hacemos cosas que jamás hubiéramos imaginado. ¿Te he dicho alguna vez que lo más excitante de nuestro amor es tu mirada, cariño, cuando te encañono y no sabes si llevo balas?

COMO LA NOCHE Y EL DÍA
Ana Vidal
Por la mañana, mamá nos levanta con su mejor sonrisa, nos lleva al colegio y prepara la comida; por la tarde nos ayuda con los deberes y se va a trabajar. Entonces llega papá y nos acuesta.

A veces aún tiene restos de maquillaje o se le olvida quitarse el sujetador. Nunca le decimos nada, no vaya a darse cuenta de que mamá ya no está, y de que fue él quien, tras la pelea, la enterró en el jardín
.

VENDETTA
Ana Grandal
La bofetada le hiende la cara como un cuchillo.
   
—¿Me vas a dar la pasta ahora? —sisea el pequeño matón, a dos centímetros de su rostro.

Frankie, muy despacio, saca el puño del bolsillo del pantalón y lo abre. En él, el dinero que su madre le ha entregado para que vaya a comprar leche y una hogaza de pan.

—Así me gusta.

Mientras observa cómo se aleja, satisfecho, su abusador, Frankie se jura que algún día le devolverá la afrenta, mil veces multiplicada.

La ocasión se le presenta unos años después: en una trifulca en un club nocturno, Frankie le raja las mejillas con saña al jovenzuelo que ha tenido la osadía de insultar a una de las chicas, que resulta ser su hermana.

«Te he jodido la vida, cabrón. Llevarás mis marcas en tu jeta de cerdo hasta el día del Juicio Final. Espero que así te lo pienses dos veces antes de sirlarle la guita a quien no debes».

Pero esas cicatrices tan solo acrecientan la fama del sanguinario personaje, conocido más tarde en Chicago como Scarface, el temido alias de un tal Al Capone.

LA INTRIGA
Rogelio Dalmaroni
Con el hallazgo del corazón en la heladera, al inspector Cabañas ya no le quedaban dudas de que estaba tras un descorazonado. Lo que le tenía muy intrigado era de qué estaba hecha esa salsa tan sabrosa.

TELEKINESIA
Manu Espada
A Tom le olían las manos a baraja francesa, a tapete sucio y a billetes gastados de un dólar. Su fama como ilusionista era nefasta, hasta que abandonó los naipes y empezó a mover objetos con la mente. Él aseguraba que no había truco, pero todos conocían las malas artes de Tom. La fortuna le comenzaba a ir de cara hasta que, durante uno de sus números, desapareció la caja fuerte en uno de los tugurios que los Johnson tenían en Las Vegas. Taylor, un matón a sueldo de la familia, trincó al ilusionista en un club de putas de Wyoming. Lo introdujo en un cuartucho del local, lo ató a una silla y puso un vinilo de Ella Fitzgerald a todo volumen para amortiguar los gritos. Cuando acabó de golpearlo a ritmo de jazz se sentó frente a él, sacó su Zippo oxidado, encendió un Malboro y extrajo una bala 9mm. de la recámara de su Beretta plateada. “Esta es para ti”, dijo Taylor colocando el proyectil de pie sobre la mesa, junto al cenicero. “¿Quieres un pitillo como última voluntad, Tom?”, le preguntó escupiéndole el humo a la cara. Después dejó el cigarro junto a la bala. “Cógelo. Si eres capaz de mover con la mente una caja fuerte podrás mover un cigarrillo de un gramo”, dijo con una sonrisa irónica. El mentalista alzó sus ojos azules, clavando en Taylor una mirada gélida como el hielo. El espeso humo del Malboro se transformó en una fría niebla que heló toda la estancia. La voz de Ella Fitzgerald tembló. “Fumar mata”, respondió el mentalista amenazante, como si su voz fuese un percutor amartillado. Y la bala comenzó a tiritar sobre la mesa.

SI PONES UN ARMA EN EL CUENTO ENTONCES DEBE USARSE
Christian Solano
La sigues hasta un hotel, sobornas al encargado para que te de copia de la llave de la habitación y entras con precisión. Sobre la cama ella goza como no lo hizo en todo el tiempo a tu lado. Lo primero que piensas es que es una puta. Enseguida, buscas saber en qué fallaste. Porque ella podrá ser una puta, pero la culpa siempre es tuya. Calculas cuándo empezó. Cómo y porqué no te diste cuenta. Y aun cuando ahora lo sabes, no te sientes superior, es una victoria pírrica. Irrumpes. Desconcertándolos. Dudas si apuntarle a ella o al amante, hacer que rueguen por sus insignificantes vidas al otro lado del helado cañón. Decides dos disparos eficientes, ninguno vale tanto como para desperdiciar más balas. Entonces, le apuntas primero a ella justo en medio de la frente, mientras llora asustada, luego a él. Tiras del gatillo. Miras los cadáveres y el reloj, los cadáveres, tic, tac, miras el tiempo, lo sientes transcurrir. Lo ideal sería, tic, esperar a la policía, tac, y al oír el ruido de sirenas acercándose, tic, colocar el cañón en tu sien, tac, con mano segura, tic, para que el arma cumpla su verdadera función dentro del cuento, tac.

EFECTO Y CAUSA
Ginés S. Cutillas
La gitana lee el futuro en la palma de la mano del gánster: “Antes de que acabe el día estará entre rejas”. El mafioso, molesto por el mal augurio, le descerraja allí mismo cuatro tiros, los mismos que escucha el policía que pasa por allí.

CONFESIÓN DEL FILÓLOGO ASESINO
Jesús Alonso Ovejero
No lo maté por llevarme continuamente la contraría, que también. Lo cierto es que cada vez que yo decía A él siempre decía B, pero con uve.

***

es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, y diplomado en Cooperación Internacional por la Universidad Complutense de Madrid. Ha ejercido durante más de una década como profesor de salud pública, epidemiología y educación sanitaria, además de trabajar como redactor, corrector y editor de textos científicos. Compagina su actividad docente con su pasión por la literatura, la historia (mantiene desde hace años Cita en la Glorieta, blog colaborativo de historia y literatura) y la música, llevando a los escenarios sus propias canciones en solitario o acompañado de una pequeña banda acústica. El 28 de febrero de 2017 ha publicado con Ediciones MAEVA, La cajita de rapé, una novela policíaca ambientada en el Madrid de Isabel II.

***

¿NOS ECHAS UNA MANO?
Si te gusta esta selección de microrrelatos, ayúdanos a darle difusión pinchando en G+.

¡Muchas gracias!