Reseña novelada de «Ultimátum», de Rafael Guerrero, por David Verdejo

RESEÑA NOVELADA DE «ULTIMÁTUM», DE RAFAEL GUERRERO
por David Verdejo
Hace falta friegasuelos y bolsas de la aspiradora.

Desde luego, a la casa de mi amigo le faltaban muchas otras cosas que tendrían que comprarse para adecentarla un poco. Aquella noche supe que él volvía de una misión al otro lado del globo, redondo por la acción de la naturaleza, pero con más aristas que un octógono de madera, aristas de odio y rencor que nutrían de adrenalina su cuerpo. Yo no lo entendía, la verdad. Pero a este tipo de animales de asfalto y plomo se les quiere o se les odia, no existe término medio.

Llamé a la puerta de su modesto piso situado en el centro de Madrid varias veces. El reloj marcaba las dos de la mañana así que tuve que estar concentrado en dominar mis nudillos para que no la tomasen con el contrachapado y provocasen un escándalo. Al fin, unos pasos que más parecía un reptil arrastrándose se escuchó al otro lado. Un tintineo de llaves, la cadena del seguro superior y la cerradura girando dio paso a la imagen de un tipo demacrado, con los ojos enrojecidos y la camisa blanca por encima de un pantalón beis, arrugada y remangada hasta los codos.

–Joder, joder, lo que me faltaba –dijo invitándome a pasar o eso supuse yo porque se encaminó hacia el interior dejando la puerta abierta.
–¿Qué tal el vuelo?
–Mal… largo, aburrido, lleno de gente y mil ideas que ordenar en la cabeza. Me iba a poner con el informe ahora mismo, ¿sabes?

Aquello me hizo sonreír. Sobre la mesa del salón se esparcían un montón de papeles, un cenicero con colillas apagadas, un vaso y una botella de agua con gas y una fotografía.
   
–Te he dicho mil veces que te lleves un libro. Podría recomendarte alguno.
   
Toni, que así se llamaba mi amigo y se sigue llamando, que yo sepa, dejó caer su cuerpo sobre el sofá.

–¿Es esta la chica? –pregunté cogiendo la fotografía de la mesa.
   
Regla de oro: jamás preguntes por lo que no quieras saber.

–No puedo decirte nada de ella. De hecho, mejor que no lo sepas. ¿Qué decías de cierto libro?
   
De la mochila saqué un ejemplar encuadernado en Gran Bretaña por Amazon de buen aspecto y calidad muy aceptable. El título hacia honor al estado de Toni, tirado allí, sobre el sofá, como quien espera que la muerte acabe su café para emprender el camino.

–Se titula “Ultimátum” –Y se lo lancé.
   
El libro cayó a su lado y él lo cogió con poco afán, quizás por el cansancio que provoca finalizar una misión tan compleja como aquella, quizás porque sus ojos no ofrecían tregua al sueño imposible de conciliar.

–¡Coño! Una novela del detective privado Rafael Guerrero. Este tipo sale en la tele ¿sabes? Tiene su propio programa de detectives.
–Pues en la novela él es el protagonista.
   
Toni me miró con extrañeza.

–¡No me jodas! ¿sí? –Y comenzó a reírse a carcajadas –hay que tenerlos bien puestos para ponerte tú mismo cómo personaje de una novela de detectives. Déjame adivinar: se acuesta con alguna muchacha de buen ver y, a cambio, se lleva varias palizas, para compensar, ¿verdad?

Sonreí. Toni también era detective privado y desconocía si sus misiones contenían cierto tipo de encuentros, pero si estaba seguro que más de una paliza había recibido a tenor de sus cicatrices repartidas por el cuerpo. Acudí al mueble bar recordando el comienzo de la novela de Rafael: de investigar un asunto de cuernos en Italia hasta caer en las redes del tráfico de influencias en Siria. Era una buena historia y cómo el propio autor la aliña con frases ocurrentes y apropiadas, me acordé de una en especial: el universo es comedia o es nada. En eso consistía todo así que, al menos, que nos dejaran disfrutar de la función.

Con un vaso cargado de coñac en una mano volví la vista a Toni que ojeaba el libro.

–Oye, dime una cosa… esta editorial… ¿no es de esas que pagas por publicar?
–Cierto –dije. Podría haber comenzado a explicar que no todas las editoriales que cobran hacen un mal trabajo.
Quizás porque las hay transparentes y definen muy bien sus servicios, son productoras de buenos libros. Pero preferí esperar mientras la luz de la noche madrileña, de colores acompañada del rugir de la multitud que nunca duerme, entraba por la ventana.

–Ya, pero –dijo al fin– está muy bien maquetado, que puñetas… y el tamaño de letra, la calidad del papel… han hecho un buen trabajo.
–No te olvides de la calidad de la historia Toni. Qué el propio Rafael se plante la capa de actor protagonista no le quita ni un ápice de calidad. El tipo comienza con una misión en Italia, tras la huella de una mujer cuyo exmarido desea averiguar si ella se prostituye.
–¿Y qué coño le importa?
–La hija de ambos vive con ella y él quiere la custodia.
–Ah, vale… sigue sigue.
–Termina esa misión narrada de una forma que te atrapa al papel con los detalles justos y buenas descripciones.
Entonces le contacta una empresa británica para hacerle un encargo. En principio, no parece difícil: necesitan saber si uno de sus empleados en la filial siria está “jugando a los cromos”, ya me entiendes.

–Si, hay que pillar al tipo pasando información a la competencia.
–Exacto. Y es cuando el asunto se complica. Rafael se mete de lleno en el conflicto sirio sin tener la seguridad de salir vivo de allí. La historia tiene todos los elementos de la buena novela de espías y detectives: acción, pasión, peligro. Es una joya, de verdad.
–Me estas convenciendo.
–Además hay un detalle que me ha gustado mucho y es que Rafael se ha documentado muy bien sobre el entorno donde se desarrolla la novela al hablar de hechos históricos sin caer en el aburrimiento. Es un tipo con mucho talento, la verdad.
–Bueno, déjamela aquí y me la leeré en mi próximo viaje. Me gustan las buenas historias.
–Ya lo dice Juan Madrid en el prólogo: relato ágil, despreocupado y lleno de acción, mitad thriller, mitad novela de espionaje, sin dejar de ser una “novela de detectives”
.


Puedes leer la reseña con la que David Verdejo participó en la II SEMANA NEGRA EN LA GLORIETA, celebrada del 21 al 27 de Mayo de 2017, pinchando en la imagen.


es un escritor madrileño que comenzó su carrera literaria publicando relatos en Playa de Ákaba (Generación Subway) allá por el 2014. Pronto continuó su camino colaborando en las revistas digitales Moon Magazine, SoloNovelaNegra y Cita en la Glorieta, publicando su primera novela titulada Woods Lane (Chiado Editorial) la cual ha tenido gran aceptación de la crítica y lectores. Firmó en la Feria del Libro de Lisboa de 2017 ejemplares de dicha novela que está siendo presentada a varias productoras de cine de la mano del prestigioso guionista Oscar Palencia. Alma de Cobre (Inventa Editores) ha sido su segunda novela de género negro clásico recordando a maestros como Raymond Chandler. En octubre de 2017 ha publicado El Secreto de Pozonegro (Libros.com). Ha participado en varias antologías poéticas y presenta un futuro prometedor en el mundo de las letras.