Reseña de «Cara a cara», de Ellery Queen

RESEÑA DE «CARA A CARA», DE ELLERY QUEEN, 
por Yolanda Rocha Moreno
Cuando una infancia no es especialmente feliz buscas espacios propios en los que refugiarte. Burbujas de un mundo que es sólo tuyo y que no compartes con nadie. Por suerte en mi casa siempre hubo muchos libros y en ellos encontré paisajes y hechos que se convertían en los muros de mi castillo. Enseguida me aficioné a lecturas tan eclécticas como los volúmenes de la colección Otros Mundos, las novelas de Pearl S. Buck, los cómics de Astérix y la colección de libros de misterio que mi madre iba aumentando a pequeños pasitos. En ella conocí a Miss Marple, a Poirot, a Maigret, a Dupin, a Sherlock Holmes y a quien hoy os traigo, Ellery Queen.

Ellery se convirtió en uno de mis detectives favoritos y sus novelas me fascinaban y me siguen fascinando por la habilidad con que era capaz de llevarte a los finales más inesperados tras casos diabólicamente enrevesados. Sin tecnología, sin alardes científicos, sólo con datos, hechos y una mente analítica. Pero me preguntaba por qué sus novelas, con él de protagonista, estaban firmadas con su mismo nombre si no se narraban en primera persona. Y para todo hubo respuesta…

PERO ¿QUIÉN ES ELLERY QUEEN?


Ellery Queen es el seudónimo que usaban dos primos estadounidenses de origen judío. Se llamaban Frederick Dannay y Manfred Bennington Lee y se dedicaban a escribir literatura policiaca. Ambos crearon al personaje del mismo nombre que su seudónimo, un personaje que se mantuvo en lo más alto entre 1929 y 1970 no sólo con sus propias novelas, sino con las que se escribieron bajo su patrocinio y las que recibieron autorización por parte de los autores para usar el mismo seudónimo. Tal fue la fama que Ellery Queen adquirió que Dannay y Lee decidieron crear la revista Ellery Queen’s Mystery Magazine, que fue considerada en su tiempo una de las más influyentes publicaciones de literatura de misterio de la segunda mitad del siglo XX.

Como personaje, Ellery al principio tiene un cierto parecido a Philo Vance, el detective creado por S.S. Van Dine tres años antes de la aparición de Queen. Pero ese aire cínico y algo snob de sus primeras novelas va dejando paso a los rasgos que harían a Ellery Queen inconfundible: una apabullante inteligencia crítica, una acomodada independencia económica (herencia de su madre fallecida, perteneciente a una rica familia de Nueva York), un gran interés por la justicia y, por influencia de su padre, un sentido práctico y realista de la vida. Alguna vez veremos aflorar algún rasgo más íntimo de los protagonistas, pero lo fundamental en sus novelas es la eficacia del razonamiento deductivo.

Desde la primera novela de Ellery Queen, publicada en 1929, los autores dejaron claro el modelo de argumento que iban a usar en sus obras: siempre se partía de un crimen insólito, muchas  y a veces extrañas pruebas contradictorias, la presencia del inspector Richard Queen, padre de Ellery, y de su ayudante, el sargento Velie. Y lo que es más importante y que da carta de naturaleza a todas las novelas: el “desafío al lector”. Se ponen a disposición de quien lee sus novelas todos los elementos suficientes para que sea capaz de descubrir al culpable. No hay trampas, no hay ases guardados en la manga: lo que los protagonistas saben y descubren es lo mismo que tú sabes mientras lees. Te lo ponen todo ante los ojos. Otra cosa es que seas capaz de colocar las piezas del puzle.

¿Os animáis a aceptar el reto y le pondréis cara al asesino?

CARA A CARA

Cuando Ellery Queen regresa de un viaje a Inglaterra se encuentra con la noticia del asesinato de Gloria Guild, una mítica y millonaria cantante que fascinó a la ciudad de Nueva York en los años 30. Gloria ha sido tiroteada en su loft y la única pista de la que dispone la policía son cuatro letras que dejó escritas en su libreta antes de morir. Ellery, ayudado por su nuevo amigo Harry Burke, exinspector de Scotland Yard, se une a la investigación policial y a su padre, el inspector Richard Queen, para tratar de resolver el caso.

A priori hay un sospechoso fundamental: el actual marido de Gloria, Carlos Armando, mucho más joven que ella y reconocido cazafortunas, que ya cuenta en su haber con varios matrimonios con millonarias de edad que le duraron poco tiempo y le dejaron herencias muy sustanciosas. Incluso se hace llamar “conde” sin serlo realmente. También cuenta con una lista de amantes y rendidas admiradoras que harían cualquier cosa por él. El problema es que Carlos cuenta con una coartada sólida e inapelable para la noche del crimen, por eso la primera pregunta que se plantea es a cuál de todas ellas manipuló para que matase a su mujer.

La investigación da un giro inesperado cuando el arma del crimen es encontrada en casa de la sobrina de Gloria Guild, heredera universal según el testamento de la cantante. ¿Y si las apariencias engañan?

Cara a cara es una de las últimas novelas de Ellery Queen. Publicada en 1967, supuso un nuevo éxito arrollador de ventas de los autores. A pesar de que se sabe a priori (según era norma de la casa) que todas las pruebas y los indicios están a la vista, la resolución del caso es tan sorprendente que dejó boquiabiertos a los lectores. Y al mismo tiempo se asombraron, como me ocurrió a mí, de no haber sido capaces de desentrañar el misterio. Todo estaba ahí. Todo. Envuelto en un argumento que parece simple y que, sin embargo, se va complicando a cada capítulo y que te va tirando abajo todas las certezas que creas tener. Sólo otra novela de Ellery Queen me dejó tan estupefacta con su final: la magnífica El misterio del ataúd griego, que también aprovecho para recomendaros.

Ante todo tenemos que recordar, cuando nos enfrentamos a la lectura de Cara a cara, el año en el que está escrita y las diferencias con el estilo de vida actual y nuestras costumbres. Las mujeres aún pecan de ser algo frágiles y los hombres, a veces, pecan a su vez de cierto paternalismo. También la ausencia casi total de método científico en el tratamiento de pruebas para dejar paso al ejercicio mental, en el que Ellery es un maestro aunque en esta novela en alguna ocasión se vea superado por la conveniencia o no de contar lo que sabe.

Cara a cara es una novela negra de corte clásico: un asesinato, pocas pruebas, una investigación policial, algunos sospechosos… y Ellery, el verso suelto, el que gusta de ver las cosas desde prismas diferentes, a veces un poco desesperante en su certeza de estar en posesión de un gran cerebro y la mejor de las lógicas. Ese alto concepto de sí mismo y su fabulosa capacidad de análisis tiene un toque un poco de Holmes y un poco de Poirot, aunque con formación universitaria, gran cultura y algunos grados más de sofisticación. Hoy día podemos encontrar bastantes de esos rasgos de Ellery en el agente Pendergast, protagonista de varias novelas de Douglas Preston y Lincoln Child, y que también es una de mis debilidades.

Del mismo modo que la creación de la personalidad personaje de Ellery Queen es el gran hallazgo de los autores, ambos consiguen un elenco de protagonistas que no dejan indiferente. Carlos Armando resulta odioso desde su primera aparición, un sospechoso que deseas con toda tu alma que sea el culpable. La gran protagonista en elipsis, Gloria Guild, de la que iremos sabiendo su vida, sus amores, sus grandes éxitos, retrotrae con cierta melancolía al Nueva York de los clubs, de las cantantes capaces de volver locos a los hombres, mundano, elegante. Gloria, amante de la música y de los crucigramas, mucho más inteligente de lo que gustaba aparentar, dará la clave para resolver el caso con sólo cuatro letras apenas esbozadas mientras la vida se le escapaba. Pero ¿serán suficientes para poner cara al culpable?

Es posible que haya lectores a los que el estilo narrativo de las novelas de Ellery Queen les resulte un tanto obsoleto, pero basta con leer el primer capítulo para rendirse con armas y bagajes: estás perdido y atrapado por completo. Deja de importar la fecha en que está escrito, dejan de importar las ausencias de métodos criminalísticos y tecnológicos. Te quedas al lado de Ellery tratando de averiguar quién mató a Gloria Guild incluso antes que él.

No hay nada más engañoso que un hecho evidente, decía Sherlock Holmes. Aceptad el desafío al lector de Cara a cara y dejaos seducir por un misterio redondo, impecable y con un final de los que marcan. Os aseguro que no os vais a arrepentir
.


Esta reseña ha sido escrita por Yolanda Rocha moreno para la III SEMANA NEGRA EN LA GLORIETA, celebrada del 21 al 27 de Noviembre de 2017. Agradecemos a quien quiera reproducirla, total o parcialmente, que cite su fuente original. Si quieres acceder al programa de la Semana Negra PINCHA AQUÍ o en la imagen.


es una madrileña enamorada de su ciudad, que vio su primera luz en Chamberí y pasó buena parte de su infancia junto al Rastro y la Plaza Mayor. Lectora precoz, desde siempre ha sentido predilección por la novela policiaca y de misterio. Aunque ha hecho alguna pequeña incursión en la escritura, leer se ha convertido en su principal pasión. Después de colaborar en otros medios, actualmente administra el blog  "Que el sueño me alcance leyendo".