Reseña de «Macbeth», de Jo Nesbø

Reseña de «Macbeth», de Jo Nesbø, por Maya Velasco
A pesar de que no aparece mi admirado Harry Hole, es esta una magnífica novela en la que el autor abraza la iniciativa de Hogarth Shakespeare, del grupo Penguin Random House, que celebra el 400 aniversario de la muerte de Shakespeare. Creo que esta reinterpretación de Macbeth es magistral. Nesbo se inspira en el título, los personajes y la trama. ¿Cómo ha reinterpretado a Shakespeare?

Se trata de una novela oscura, densa, en la que más de una vez nos preguntamos hasta dónde pueden llegar la ambición y la corrupción humana: "Como las ortigas, las ambiciones de los hombres siempre querrán alcanzar el sol y ensombrecerán y matarán cuanto las rodea". Según el propio autor, esta novela está cargada de un amplio sentido político como se demuestra en las luchas por el poder, la corrupción de los jefes de la policía y de los propios alcaldes, más interesados en su reelección que en el bienestar del pueblo.

En el aspecto formal, Nesbo da a Macbeth una estructura circular comenzando y terminando con la descripción de una gota de lluvia que va recorriendo distintos lugares de esta ciudad antaño industrial y ahora sucia, decadente, infectada por la droga y los delitos. Consta de tres partes mientras que la tragedia de Shakespeare se construye como una tragedia en cinco actos también repletos de lluvia, tormentas y relámpagos.

La acción se desarrolla en una ciudad sin nombre en Escocia sobre los años 70. Según el autor es una mezcla de varias ciudades pero podría ser Glasgow. La ciudad en sí es un personaje más de la obra. El clima tiene mucha importancia, lo describen como “incontinencia de los cielos” porque siempre está lloviendo.

Todo comienza cuando tras una escaramuza contra una peligrosa banda de la droga que es doblegada por la Guardia Real, tres asiáticas deformes, las brujas, predicen que Macbeth será el director de la Policía y su sucesor será Fleance. Estas profecías hacen creer a nuestro protagonista que puede hacerlo todo según sus planes, que puede jugar con el pueblo y con sus dirigentes. En una ciudad empobrecida por la corrupción del director de policía Kenneth y machacada por la droga, se desatará una lucha por el poder que engendrará toda clase de crímenes justificados por un fin mejor para la ciudad que en realidad solo significaría el poder para Macbeth, Lady y el mundo de la droga. Poco a poco, los dos amantes irán quitando obstáculos en su carrera hacia el poder, ya que quieren llegar a la alcaldía y así beneficiar al negocio de Lady. De alguna forma, están reinventando su destino.

Debo destacar las escenas de la muerte de Duncan y las de la locura de Macbeth y de Lady por su fuerza dramática y la pericia con que las dibuja Nesbo.
 

En cuanto a los personajes, ambas obras comparten los mismos protagonistas:

Macbeth, capitán de la Guardia Real: leal, honesto, dispuesto a luchar contra la corrupción hasta que una predicción y la influencia de Lady, su mujer, le hacen luchar para alcanzar el poder a cualquier precio. Al principio de la obra se dice de él "Sus resultados son impresionantes, sus hombres lo veneran y, a pesar de haber estado a las órdenes de Kenneth, sabemos por los de la sección de Anticorrupción que es un tipo íntegro" y al final "Macbeth no es ningún redentor. Es un asesino corrupto. Solo quería decir esto primero para que sepáis por qué lo hago: para liberar a la ciudad de Macbeth". En el fondo, es una persona muy débil, con un pasado difícil.
 

Uno de los temas recurrentes en toda la obra de Nesbo es la imposibilidad de salir del círculo de las drogas o el alcohol. Como en las novelas de Harry Hole, alcohólico incorregible que cae una y otra vez, Nesbo nos presenta a un Macbeth que dejó hace tiempo la droga pero que vuelve a ella para hundirse cada vez más en la podredumbre en la que él mismo se ha metido.

Lady, mujer ambiciosa hecha a sí misma, prostituta que se hace con la propiedad del mejor casino de la ciudad y que instigará a Macbeth haciéndole perder sus mejores cualidades y conduciendo a los dos a la perdición: "¡Nuestra propia ambición! Porque después del hambre, el frío, el miedo y el deseo solo queda la ambición, Macbeth. Porque el honor es la llave del respeto".

El amor de nuestros dos protagonistas se presenta como el amor verdadero. Macbeth y Lady solo se necesitan a sí mismos, nadie más es importante para ellos, respiran al unísono. A pesar, de convertirse en seres abyectos, fríos y calculadores, no están exentos de sentimiento de culpa y llegado un momento empiezan a tener visiones. Al contrario que en la tragedia original, Nesbo las achaca a la droga que empiezan a consumir los dos para olvidar los horrores que han cometido y darse valor para los que aún cometerán. Tarde o temprano, descubriremos que solo son marionetas de Hekate y Jack Bonus.
 

Banquo, el personaje quizás más honesto, leal amigo de Macbeth al que defenderá hasta que su lealtad sea contraria a su propia honestidad. Esta honestidad le hará convertirse en un obstáculo para Macbeth. Su hijo Fleance es un policía que empieza y que, según las predicciones, podría llegar a director, heredando el cargo de Macbeth. 

Las tres brujas de la tragedia se convierten aquí en tres cocineras de droga lideradas por Hekate, que será quién desde la sombra dirija el destino de todos. Jo Nesbo declara que lo más difícil de su trabajo con esta reinterpretación fueron estas tres figuras. En Shakespeare son los personajes más importantes, al fin y al cabo, son las que desatan toda la trama. Hubiera querido eliminarlas, así como los elementos sobrenaturales, pero piensa que la tragedia de Shakespeare está tan bien construida, que, si quitas un elemento -y las brujas no son un elemento, son el eje-, se desmorona todo. Por eso lo transforma en elementos reales. Creo que esto lo refleja es en esta frase: "Banquo se quedó mirando al extraño trío que daba la vuelta a la esquina de la jefatura. Las tres estaban tan fuera de lugar que, cuando desaparecieron, se preguntó si de verdad habían estado allí."Malcom, Duff, Fleance y Caithness serán los que comiencen a recuperar el equilibrio perdido: "Porque ya hemos entregado nuestros corazones a esa maldita ciudad putrefacta de la costa oeste. La he negado, he creído que no significaba nada para mí, que mi carrera y yo estábamos por encima de una ciudad que no había hecho más que oscurecer nuestro ánimo, corromper nuestros corazones y acortar nuestras vidas. Un amor irracional y desperdiciado, eso pensaba. Pero es así. Nos damos cuenta demasiado tarde de a quién amamos de verdad."

Cuando todo parece perdido y creemos que vuelve a estar como al principio, un grupo de leales a la ciudad contraataca y restablecen el orden que Macbeth debería haber impuesto. Después de hacernos creer que no hay nadie incorruptible, después de ver morir amigos, enemigos, niños, asesinos…Nesbo nos muestra que puede salir el sol.
 

Francamente, os recomiendo esta novela. Quedan aquí varias preguntas en el aire. Podréis averiguar si al final Macbeth y Lady mueren como en la tragedia de Shakespeare… o si siguen con vida. Creo que lo más importante de la obra, es averiguar si Macbeth se corrompe porque ya era una mala persona o es su destino quién inclina la balanza hacia el mal.



Esta reseña ha sido escrita por Maya Velasco para la IV SEMANA NEGRA EN LA GLORIETA, celebrada del 21 al 27 de Mayo de 2018. Agradecemos a quien quiera reproducirla, total o parcialmente, que cite su fuente original. Si quieres acceder al programa de la Semana Negra PINCHA AQUÍ o en la imagen.


Maya Velasco
Nací en Madrid (1962) y crecí rodeada de libros. Estudié Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid. Al terminar la carrera, impartí clases de literatura española a través de una ONG realizando dos de mis sueños que son compaginar mi pasión por la literatura con la enseñanza, compartiendo lo que esta me aportaba con ellos. En este periodo también organizaba obras de teatro en las que actuaban sus alumnos. Actualmente trabajo en un Despacho de Abogados de Madrid y escribo reseñas literarias para el blog colaborativo de Historia y Literatura  Cita en la Glorieta.

***

¿NOS ECHAS UNA MANO?
Si te gusta alguna de las secciones de este blog, ayúdanos a crecer, compartiendo CITA EN LA GLORIETA en las Redes Sociales.

También puedes seguirnos pinchando AQUÍ.

¡Muchas gracias por la ayuda!

Javier Alonso García-Pozuelo