«Triángulo criminal» de Raúl Brasca y otros microrrelatos

La siguiente selección de microrrelatos ha sido escogida para CITA EN LA GLORIETA por Fernando Gómez Lamadrid, fundador de la página de facebook TOPmicrorrelatos.  


CRIMENES EJEMPLARES (fragmento)
Max Aub
Lo maté porque me dolía la cabeza. Y él venga hablar, sin parar, sin descanso, de cosas que me tenían completamente sin cuidado. La verdad, aunque me hubiesen importado. Antes miré mi reloj seis veces, descaradamente: no hizo caso. Creo que es un atenuante muy de tenerse en cuenta.

EL ÚLTIMO CRIMEN EJEMPLAR
Javier Alonso García-Pozuelo
El último ejemplar de Aprenda a controlar su ira reposaba sobre el expositor. El hombre de la mirada iracunda estaba, más o menos, a la misma distancia del libro que yo. Nada más verle avanzar en dirección al expositor, comprendí la magnitud de su insensatez. Lo supe de inmediato: sólo uno de los dos podía salir vivo de allí.

El asesino
- Edvard Munch -

PÁGINA EN BLANCO
Julio Cortázar
En un pueblo de Escocia venden libros con una página en blanco perdida en algún lugar del volumen. Si un lector desemboca en esa página al dar las tres de la tarde, muere.

INCOGNITA
Carmen Peire
Una persona es lo que cree ser, lo que los demás opinan que es y lo que realmente es. Desde esta perspectiva, no se pudo averiguar quién cometió el asesinato.

El asesino amenazado
- René Magritte -

EL MÉTODO DEDUCTIVO
Gabriel Jiménez Emán
Al abrir el periódico, vio que el asesino le apuntaba desde la foto. Lo cerró rápido, antes de que la bala pudiera alcanzarle en la frente. Dejó el periódico a su lado, todavía humeante.

TRIÁNGULO CRIMINAL
Raúl Brasca
Vayamos por partes, comisario: de los tres que estábamos en el boliche, usted, yo y el "occiso", como gusta llamarlo -todos muy borrachos, para qué lo vamos a negar- yo no soy el que escapó con el cuchillo chorreando sangre. Mi puñal está limpito como puede apreciar; y además estoy aquí sin que nadie haya tenido que traerme, ya que nunca me fui. El que huyó fue el "occiso" que, por la forma como corría, de muerto tiene bien poco. Y como él está vivo, queda claro que yo no lo maté. Al revés, si me atengo al ardor que siento aquí abajo, fue él quien me mató. Ahora bien, puesto que usted me está interrogando y yo, muerto como estoy, puedo responderle, tendrá que reconocer que el "occiso" no sólo me mató a mí, también lo mató a usted.


ENTRADAS RELACIONADAS