«Microrrelatos escogidos» por Ana Grandal (XLI)

La siguiente selección de microrrelatos ha sido escogida para CITA EN LA GLORIETA por Ana Grandal, licenciada en Ciencias Biológicas, traductora científica, escritora y administradora de la página de facebook TOPmicrorrelatos.


UNA QUIMERA ES UNA QUIMERA
Cecila Eudave
Trataron de extinguirlas a como diera lugar. Y como buena quimera, desapareció. Se hizo escurridiza. Y como nadie pudo encontrarla, entonces comprobaron que era uno de los tantos imposibles creados por el hombre. Luego, cuando por fin convenció al mundo de su inexistencia, apareció triunfante. Logró su cometido, se volvió inmortal y más real que nunca. Ahora habitan en los diccionarios del mundo, denominadas como idea falsa o vana imaginación, demostrando así que si se les define, son.

Sirenas de mercurio

Y los ratones hicieron una alianza y la serpiente de cascabel le puso el cascabel al gato.


POSTHUMANO (EL ÚLTIMO MANUSCRITO DE LA HUMANIDAD)
Providencio Canguro
¡¡No leas esto!! ¡Sálvate! ¡Corre! Los libros. La lectura. La escritura. No son nuestra creación. Son parásitos. Salían de nuestras mentes para crear un ejército. Llevan siglos haciéndolo. Invencibles. Con el e-book pudieron al fin infiltrarse en nuestros cuerpos. Nanodescargas eléctricas + ósmosis + aparato de Golgi = Síndrome de Cretzfeldt-Jakob + ataxia cerebelosa. Nos diezmaron. Nos contagiamos por contacto. Por los fluidos. El aire. Por la e-lectura. Por eso ya no hay papel. No lo necesitan. Están por todas partes. No quieren acabar con nosotros. No con todos. Somos los huéspedes de sus crías cuando se hagan de nuestra carne y hueso. Somos alimento. Su alimento. No sigas leyendo. Puede que ya sea tarlñkasjpdrlaIWER.

I Concurso de Microrrelatos LdN

HOMO HOMINI LUPUS
Guillermo Bustamante Zamudio
Camuflado entre los hombres, se sentía seguro. Nunca sospechó que sería devorado por sus propios semejantes.
 
Disposiciones y virtudes. Minicuentos

UN PEQUEÑO ERROR DE CÁLCULO
Rosa Montero
Regresa el Cazador de su jornada de caza, magullado y exhausto, y arroja el cadáver del tigre a los pies de la Recolectora, que está sentada en la boca de la caverna separando las bayas comestibles de las venenosas. La mujer contempla cómo el hombre muestra su trofeo con ufanía, pero sin perder esa vaga actitud de respeto con que siempre la trata; frente al poder de la muerte del Cazador, la Recolectora posee un poder de vida que a él le sobrecoge. El rostro del Cazador está atirantado por la fatiga y orlado por una espuma de sangre seca; mirándole, la Recolectora recuerda al hijo que parió en la pasada luna, también todo él sangre y esfuerzo. Se enternece la mujer, acaricia los ásperos cabellos del hombre y decide hacerle un pequeño regalo: durante el resto del día, piensa ella, y hasta que el sol se oculte por los montes, le dejará creer que es el amo del mundo. 


CUATRO PAREDES
Ana María Shua
Siempre encerrada entre estas cuatro paredes, inventándome mundos para no pensar en esta vida plana, unidimensional, limitada por el fatal rectángulo de la hoja.
Casa de geishas

Ana Grandal es licenciada en CC. Biológicas y ejerce como traductora científica freelance desde 1996. Entre otros, ha traducido los libros de divulgación Los orígenes de la vida (Freeman Dyson, Cambridge University Press, 1999), El comportamiento altruista (Elliott Sober y David Sloan Wilson, Siglo XXI, 2000) e Inteligencia emocional infantil y juvenil (Linda Lantieri, Santillana, 2009) y la compilación de poesía incluida en Mina Loy. Futurismo, Dadá, Surrealismo (La Linterna Sorda, 2016). Cuenta con varios premios literarios, que incluyen el V Concurso de Relato Corto del Ayto. de Monturque (2004) y el XIII Premio de Narrativa Miguel Cabrera (2006). Ha publicado la colección de microrrelatos Te amo, destrúyeme (2015) y Hola, te quiero, ya no, adiós (2017) en Amargord Ediciones.


Coedita con Begoña Loza la colección de relatos La vida es un bar (Vallekas) (Amargord Ediciones, 2016), en donde también participa como autora. Colabora en las revistas digitales La Ignorancia y La Charca Literaria. En su faceta musical, toca la flauta travesera en los grupos de rock VaKa y Los Vitter del Kas.


Puedes leer una selección de microrrelatos de su primer libro de microrrelatos, «Te amo, destrúyeme», publicado por Amargord Ediciones en 2015, pinchando AQUÍ.