«Microrrelatos escogidos» por Javier Alonso García-Pozuelo (I)

La siguiente selección de microrrelatos ha sido escogida por Javier Alonso García-Pozuelo, director de Cita en la Glorieta.

@JavierAlonsoGP
en Onda Madrid

MERCADO
María José Barrios
Fuimos a buscar un abuelo nuevo, porque el que teníamos estaba ya muy viejito y no nos servía para nada. El primero que nos enseñaron era de muy buena calidad, elegante, perfecto para las fotos de familia y a juego con los muebles del salón, pero parecía bastante aburrido y salía un poquito caro. A mí me gustó el que contaba chistes verdes, lo que pasa es que traía diabetes y tenía mal aliento. También intentaron vendernos un par que, si te los llevabas juntos, te hacían descuento y te regalaban los bastones, pero no nos pareció práctico. Así que finalmente nos quedamos con éste, que viene con dentadura de recambio y sabe volar cometas.

Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español

LA DIFÍCIL TAREA DE IR HACIÉNDOSE A SÍ MISMO
Jesús Alonso Ovejero
A mediados del quinto gin-tonic (no muy cargado) vio claramente cómo quería hacerse a sí mismo. Para que no se le olvidara sacó un papel y tomó notas. Como suele ocurrir en estos casos, al día siguiente no entendía nada de lo que había escrito. Así que se siguió haciéndose como hasta entonces, con cosas de éste y del otro, de aquí y de allá.
 
Inédito

UN HOMBRE CON SOMBRERO NEGRO
Inés Mendoza
Casi toda la gente que iba en coche se detenía a mirar al hombre con sombrero negro que estaba sentado en una glorieta. No sólo se detenían, algunos también le tomaban fotos. Pero apenas los que iban en los coches pasaban por otras glorietas próximas, se quedaban atónitos al ver que en cada una había sentado un hombre con sombrero negro. La ciudad estaba a tope. Las glorietas también, quizá el mundo. Así que toda la gente de los coches empezó a preguntarse por qué había sentados en las glorietas tantos hombres con sombrero negro. Y cada uno de los hombres con sombrero, por su parte, también empezó a preguntarse por qué toda la gente que iba en coche se detenía a mirarle atónita y a hacerle fotografías.

El otro fuego

RESACA
Xenia García
Hace ya unas semanas que mis vestidos volvieron a conquistar su terreno en el armario. Como si tus pantalones nunca se hubieran entrelazado con mis mangas. Como si nunca se hubiesen olido. Las marcas de tus gotas al afeitarte han ido desapareciendo del espejo del baño. Y ya casi ni recuerdo cuando me sonreías de soslayo a través de la luna. Tampoco mi cepillo de dientes parece ya huérfano en la vasija que nos regalaron, encontrando cierto regocijo a su holgura.
   

Tan sólo permanece, testigo de nuestras noches, el vértigo en mi estómago y aquella mancha de vino vertida cuando me respondiste con tu silencio a mi último te quiero.
 
Inédito

EL OLFATEADOR
Beatriz Alonso Aranzábal
Por ejemplo, averiguar quién era la mujer que me estaba anudando la corbata fue uno de mis primeros éxitos como olfateador.

Tenía los ojos vendados y toda la oficina mirándome. Enseguida supe que era la administrativa. Después otra mujer pasó sus dedos por mi pelo y adiviné que era la documentalista. Tampoco fallé cuando el diseñador gráfico me sacudió la caspa de los hombros. Al regresar a mi mesa de trabajo la recepcionista, a modo de despedida, me tocó la punta de la nariz, lo cual desencadenó en mí una terrible convulsión. Desde entonces, cuando llego a trabajar entro con un pañuelo en la nariz. Creen que es alergia, pero es amor
. 

Velas al viento: los microrrelatos de "La nave de los locos"

ETERNAMENTE
Pablo Aguilera
Su sangre me salpica, el puñal pone fin a sus amores adúlteros. Con su último suspiro, apenas con un hilo de voz, una maldición escapa de sus labios. La contemplo por última vez, mientras empujo la silla con los pies. Mi cuerpo queda pendiendo, la vida se me escapa y la asfixia pone fin a mi dolor... hasta mañana, en que volveré a encontrarla en brazos de él, eternamente enfrentado a mi pesadilla, condenado a asesinarla cada noche. Es el destino de los fantasmas, el destino de los malditos.
Inédito

***

es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, y diplomado en Cooperación Internacional por la Universidad Complutense de Madrid. Ha ejercido durante más de una década como profesor de salud pública, epidemiología y educación sanitaria, además de trabajar como redactor, corrector y editor de textos científicos. Compagina su actividad docente con su pasión por la literatura, la historia (mantiene desde hace años Cita en la Glorieta, blog colaborativo de historia y literatura) y la música, llevando a los escenarios sus propias canciones en solitario o acompañado de una pequeña banda acústica. El 28 de febrero de 2017 ha publicado con Ediciones MAEVA, La cajita de rapé, una novela policíaca ambientada en el Madrid de Isabel II.