Reseña de «Los señores del tiempo», de Eva García Sáenz de Urturi

Reseña de «Los señores del tiempo», de Eva García Sáenz de Urturi, por Maya Velasco
Los señores del tiempo de Eva Gª Sáenz de Urturi es la última novela de la Trilogía de la Ciudad Blanca (El silencio de la ciudad blanca y Los ritos del agua) y se nos presenta como el desenlace final, y es verdad que todos los cabos sueltos se van entretejiendo hasta cerrar la historia de sus personajes. No es necesario leer las anteriores para disfrutar de la última entrega si bien, hay algunos puntos que no entenderíamos del todo sin las anteriores. Esta última novela tiene mayor contenido histórico y también un mayor componente emotivo en cuanto a las circunstancias personales de Unai, el protagonista de la Trilogía.
“Hacía tiempo que me sentía perdido y no solo porque estaba frente al caso más desconcertante de toda mi carrera como perfilador… Perdido porque mi vida se estaba acercando a un cruce de caminos”.
La genialidad de Los señores del tiempo es que alterna y conjuga una historia del siglo XII con una del año 2019. La primera, nos habla de Diago Vela, Conde Vela, en el siglo XII en la ciudad de Victoria, que tendrá que luchar con las intrigas políticas, la hambruna, el amor. Diago vuelve a su hogar para encontrarse a su prometida casándose con su hermano Nagorno y su territorio lleno de problemas y amenazas.

Se nota en la novela el alto nivel de documentación que ha realizado Eva Gª Sáenz de Urturi sobre el siglo XII, pero es importante decir que los capítulos históricos lejos de ser una rémora, nos intrigan y nos enganchan. Cómo la autora ha trenzado las dos historias no deja de sorprenderme. Es un trabajo impecable.

El conde Diago Vela se nos hace tan querido como Unai. Los dos son fuertes, luchadores, aman la justicia, pero sobre todo nos sorprenderán con una ternura hacia los suyos que los hace más creíbles.

Para mí, ha sido muy llamativo el papel de la mujer en la época. Cada una tiene un papel importante y un trabajo que desempeñan para la comunidad: la endechadora, la ferrona, las regatonas…

Nos trasladamos a 2019 y a la ciudad de Vitoria. Se acaba de presentar la novela histórica Los señores del tiempo, anónima. Comienzan a suceder una serie de asesinatos que copian los acaecidos en el siglo XII en ese libro. Es prioritario averiguar quién es el escritor de la novela para intentar llegar al asesino. También como en las anteriores novelas de la trilogía, los asesinatos se mezclan peligrosamente con la historia personal de Kraken y esto hace que el transcurso de la intriga tenga un importante efecto en su propia vida personal, que da un giro sorprendente aunque no inesperado.

Las muertes son terribles: envenenamiento con cantárida, mosca española (la viagra medieval), niñas emparedadas y encubamientos (lanzan a una persona al río metido en un tonel con un gallo, un perro, un gato y una víbora).

Sobre los personajes, hay que mencionar la aparición de algunos que ya aparecieron en la famosa Saga de los Longevos de la misma autora. Unai López de Ayala, el mítico Kraken inspector de la División de Investigación Criminal en Vitoria, especializado en perfiles criminales. Muy buen policía, no acepta las normas; como persona, preocupado por su familia y sus amigos, cercano, enamorado. Le acompañan su compañera de siempre, Estíbaliz, y Alba, su jefa, pareja y madre de su hija Deba. En esta novela pasará por una crisis profesional que le hace replantearse toda su vida.

Ramiro Alvar Nograro, es un personaje impactante, “educado como un señor decimonónico” de familia noble, culto, solitario.

También como en las anteriores, el gran personaje será la ciudad blanca, sus monumentos y sus alrededores. No quiero dejar de mencionar la importancia que se le da a los apellidos y antepasados, el linaje de los personajes, en definitiva. Casi todos tienen antecesores y apellidos ilustres.
Sin duda es la entrega que más me ha gustado aunque debo decir que la trilogía completa es muy buena. Como he dicho anteriormente, la historia logra quedar completamente cerrada, sin hilos sueltos de los que tirar. Yo la leería de nuevo desde el primero al último. Os la recomiendo.

“Dios andaba despistado aquellos días de otoño soplando hojas podridas, esparciéndolas por los caminos de la demencia”.


Maya Velasco
Nací en Madrid (1962) y crecí rodeada de libros. Estudié Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid. Al terminar la carrera, impartí clases de literatura española a través de una ONG realizando dos de mis sueños que son compaginar mi pasión por la literatura con la enseñanza, compartiendo lo que esta me aportaba con ellos. En este periodo también organizaba obras de teatro en las que actuaban sus alumnos. Actualmente trabajo en un Despacho de Abogados de Madrid y escribo reseñas literarias para el blog colaborativo de Historia y Literatura  Cita en la Glorieta.

***