«Culpable», por Yolanda Rocha Moreno

«CULPABLE», por Yolanda Rocha Moreno
-Por favor, háblame, dime algo, no me hagas esto…

Mi frente apoyada en la madera de la puerta y mis manos agarrando el pomo. Apenas le escucho, su voz me aterra. Noto un tambor salvaje retumbando dentro de mi pecho, como marcando el ritmo de una desquiciada galera de esclavos. Tengo frío y helados los pies descalzos. Sé que estoy tiritando a pesar de que mi cuerpo arde por todas partes y siento caminos de fuego en mi pecho, en mis brazos, en mi vientre. Caminos que desembocan en valles oscuros de dolor que me enmudecen. Pero no sé por qué he sido condenada, aunque mi sentencia segura es que si hablo, si abro la puerta, volveré a la oscuridad, esa que termina con las baldosas del baño como almohada.

Un golpe seco sacude con dureza la puerta y mi cabeza rebota llenándose de mil cuchillas que rasgan. Pero no suelto el pomo a pesar de que noto mis manos como hechas de madera. El temblor interno que me sacude es devastador porque las lágrimas que ya no pueden salir son un veneno que convulsiona y ruge, pero en silencio. Algo denso y caliente gotea desde mi costado, roto por dentro y por fuera, pero no quiero mirar. Otro golpe desde el otro lado. Más fuerte. El miedo es tan denso que me impide respirar. Algo cederá, quizá la puerta o mis manos amoratadas, y no tendré tiempo de pensar qué he hecho esta vez, qué he dicho, cómo le he mirado.

De todas formas soy culpable aunque no sepa de qué. Sólo quiero que esto acabe. Quiero cerrar los ojos y despertar en otro mundo, en otra vida. Quiero decidir, quiero respirar, quiero olvidar. Una brisa inesperada hace ondear mi camisón desgarrado. La ventana está abierta
.

Este relato ha sido escrito por Yolanda Rocha Moreno para la V SEMANA NEGRA EN LA GLORIETA, celebrada del 21 al 27 de Noviembre de 2018. Si quieres acceder al programa de la Semana Negra PINCHA AQUÍ.


es una madrileña enamorada de su ciudad, que vio su primera luz en Chamberí y pasó buena parte de su infancia junto al Rastro y la Plaza Mayor. Lectora precoz, desde siempre ha sentido predilección por la novela policiaca y de misterio. Aunque ha hecho alguna pequeña incursión en la escritura, leer se ha convertido en su principal pasión. Después de colaborar en otros medios, actualmente administra el blog  "Que el sueño me alcance leyendo".